Deslinde de montes vecinales

montes_A_Trepa_RiosEs una realidad muy habitual encontrar dentro de los perímetros de los montes vecinales en mano común, que figuran en los expedientes de clasificación, parcelas que siempre tuvieron la condición de fincas privadas, con sus escrituras, sus cierres perimetrales de pared, con nombres tales como “cortiña”, “horta” u otros que no dejan lugar a dudas sobre su carácter no comunal. Incluso toda la comunidad de vecinos propietaria del monte reconoce que no son comunales. En estos casos, lo lógico y contemplado en la legislación de montes sería hacer el deslinde entre el monte comunal y las fincas privadas; teniendo que proceder según el esquema siguiente. Que es un proceso difícil, muy difícil, es indiscutible, la discusión está en que, muchos técnicos consideran que no es difícil ni muy difícil, sino que es sencillamente imposible de llevar a buen término, es decir inviable. Todo es posible con trabajo y buena voluntad.

deslinde_montes_vecinalesEl esquema contiene los pasos a seguir según la legislación de montes con estimación de tiempos y, momentos en los que ante un desacuerdo, el proceso ya no podría continuarse a nivel administrativo y habría que continuarlo en la vía judicial, con los consiguientes aumentos de costes.

Tal y como se contempla en la Ley 13/89 de montes vecinales en mano común (artículo 13), el título de dominio de un monte viene definido por su aprovechamiento inmemorial (y ancestral) por el común de vecinos de la parroquia o lugar en dónde se sitúe.

El Jurado no se encargará de realizar el deslinde, sino de determinar la preexistencia de un monte vecinal en mano común siempre y cuando se cumpla la condición de aprovechamiento inmemorial por parte de los vecinos de la zona. Para delimitar el monte, es fundamental establecer su perímetro, sus límites, esto es, los linderos concretos expresados en la resolución de clasificación y, por supuesto, las posibles exclusiones derivadas de enclavados que se puedan haber producido con el tiempo.

De forma general, la fijación de la cabida o superficie de los montes vecinales en las resoluciones de clasificación, raramente es exacta o precisa, una vez se apruebe su deslinde sobre la base de los linderos clasificados se fijará la superficie o cabida exacta del monte vecinal flanqueado por los límites descritos por el Jurado en su resolución de clasificación.

En la Ley 7/2012 de montes, se distingue entre el deslinde de montes vecinales entre sí y el deslinde con propiedades particulares:

  1. Deslinde entre montes vecinales en mano común: la Ley 7/2012 ha suprimido el procedimiento de deslinde administrativo entre Comunidades de montes, reduciéndose el mismo a un deslinde amistoso del que se da cuenta al Jurado para su aprobación y, en caso en que no medie acuerdo, las comunidades afectadas habrán de acudir a los tribunales de la Jurisdicción ordinaria, salvo que prefiriesen someterse al arbitraje de la Consellería de la Xunta de Galicia.
  2. Deslinde de montes vecinales con propiedades particulares: la Ley 7/2012 establece que, si en el deslinde con particulares no existe acuerdo entre las partes, deberán resolverse las discrepancias ante los Tribunales Ordinarios, o a través del arbitraje de la Consellería si se decidiesen someter a él ambas partes, de mutuo acuerdo.

Así que, la mayoría de los conflictos de deslinde entre los montes vecinales colindantes entre sí tiene su origen en el proceso de clasificación de los mismos ante el Jurado de Montes y su resolución puede ser un proceso que requiera de asesoramiento técnico y paciencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s