Unos 4.000 edificios de Santiago pasarán una inspección técnica este año

28/04/2015-La Voz de Galicia

Una ordenanza obligará a revisar los inmuebles de más de medio siglo

edificios_SantiagoUnos cuatro mil edificios, los que tienen más de 70 años de antigüedad, habrán de pasar una inspección técnica antes de que concluya este año para acreditar su situación en relación a su estado de conservación, al cumplimiento de la normativa en materia de accesibilidad y al grado de eficiencia energética, en este último caso aquellos de tipología de vivienda colectiva. Así lo dispone la ordenanza reguladora del Informe de Avaliación de Edificios que el Concello aprobó de forma inicial en marzo y que está en período de exposición.

Dicha ordenanza sustituye a la aprobada en mayo del 2012 y que no llegó a aplicarse al estar pendiente del establecimiento de una tasa municipal que no llegó a aprobarse y a la que ahora ha renunciado Raxoi y de los cambios normativos superiores que se avecinaban, entre ellos la incorporación del certificado de eficiencia energética.

Resuelta esta última circunstancia, el Concello ha fijado su propio reglamento para organizar esas inspecciones, que entrará en vigor en los próximos meses. Será ya con la nueva corporación, a la que le tocará darle su aprobación definitiva, pero si se mantienen las condiciones establecidas en el texto original, antes de que concluya el 2015 todos los edificios con más de 70 años habrán de disponer del informe de evaluación que requiere la ordenanza y en el que se plasmará el resultado de la inspección.

Unos cuatro mil edificios, los que tienen más de 70 años de antigüedad, habrán de pasar una inspección técnica antes de que concluya este año para acreditar su situación en relación a su estado de conservación, al cumplimiento de la normativa en materia de accesibilidad y al grado de eficiencia energética, en este último caso aquellos de tipología de vivienda colectiva. Así lo dispone la ordenanza reguladora del Informe de Avaliación de Edificios que el Concello aprobó de forma inicial en marzo y que está en período de exposición.

Dicha ordenanza sustituye a la aprobada en mayo del 2012 y que no llegó a aplicarse al estar pendiente del establecimiento de una tasa municipal que no llegó a aprobarse y a la que ahora ha renunciado Raxoi y de los cambios normativos superiores que se avecinaban, entre ellos la incorporación del certificado de eficiencia energética.

Resuelta esta última circunstancia, el Concello ha fijado su propio reglamento para organizar esas inspecciones, que entrará en vigor en los próximos meses. Será ya con la nueva corporación, a la que le tocará darle su aprobación definitiva, pero si se mantienen las condiciones establecidas en el texto original, antes de que concluya el 2015 todos los edificios con más de 70 años habrán de disponer del informe de evaluación que requiere la ordenanza y en el que se plasmará el resultado de la inspección.

El texto municipal obliga en ese sentido a todos los edificios que hayan cumplido 50 años en junio del 2013, salvo aquellos que se hayan sometido a una rehabilitación equivalente, en cuyo caso su plazo comenzará a contar desde entonces. En el 2016 le tocará el turno a los que tienen entre 60 y 70 años y ya en el 2017 a los que acumulan entre 50 y 60. A partir de ahí se irán incorporando a esa exigencia todos los que vayan cumpliendo el medio siglo de existencia.

Los inmuebles declarados bien de interés cultural y los catalogados o inventariados tendrán un calendario específico, que se adelanta en varios ejercicios al previsto en el 2012. Los anteriores a 1900 deberán tener su evaluación técnica antes del 2016 y los anteriores a 1925, a lo largo de esa anualidad, mientras que, entre estos, los rehabilitados integralmente a partir de 1990 dispondrán hasta finales del 2018, el mismo plazo que tendrán para presentar su informe las naves industriales o comerciales y las viviendas unifamiliares afectadas por la ordenanza.

Los informes de evaluación, que habrán de realizar técnicos acreditados, serán favorables o desfavorables y en este caso habrán de determinar las obras o medidas recomendadas para el correcto estado de mantenimiento del edificio. Esas mejoras serán obligatorias para los propietarios de los edificios. En caso de no asumirlas se aplicarán las sanciones previstas (hasta 3.000 euros dependiendo de la gravedad) y el Concello podría ordenar esa actuación de forma subsidiaria. No presentar en plazo ese informe también se tiene por una infracción.

Raxoi publicará en adelante la relación de viviendas sujetas a esa normativa

El Ayuntamiento elaborará un registro de los edificios obligados a realizar el informe de evaluación, que se renovará anualmente con la inclusión de los inmuebles que por su antigüedad queden sujetos a esta ordenanza. Para su elaboración se da un plazo de 24 meses desde la publicación definitiva de la ordenanza y en ese registro, que será de carácter interno para el control municipal del cumplimiento de las obligaciones de sus titulares, se anotarán todas la actuaciones que se realicen en los inmuebles.

Lo que sí será público, y de interés para los afectados, es la publicación anual que la Administración local hará de la relación de edificios que según esta ordenanza tengan obligación de realizar el informe de evaluación. Ese padrón se expondrá por un plazo de treinta días en el año anterior al requerido para la revisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s