La ordenación cinegética, un proceso necesario

 

ordenacion_cinegetica

03/10/2014-Heraldo de Soria

El proyecto de Ordenación Cinegética (POC) debe responder a tres preguntas: ¿Cuántos animales hay en el coto? ¿Cuántos animales se pueden cazar? ¿Cuántos estamos cazando?

Con la llegada de octubre comienza de forma generalizada el aprovechamiento cinegético de las especies de caza menor. Pero para ello, de forma previa es necesario definir un plan de caza sostenible que asegure que el aprovechamiento de la especie no compromete su conservación. Para cubrir esta necesidad se han desarrollado e implantado en todas las Comunidades Autónomas los Planes Técnicos de Caza, los Proyectos de Ordenación Cinegética o denominación que en cada lugar se le ha dado a un documento en el que al menos se debe plasmar una estimación de la abundancia de cada especie y de las capturas esperadas, además de muchos aspectos relacionados con las especies y su aprovechamiento.

El proyecto de Ordenación Cinegética (POC) debe responder al menos a las siguientes preguntas: ¿Cuántos animales hay en el coto? ¿Cuántos animales se pueden cazar? ¿Cuántos estamos cazando?

En la medida en que seamos capaces de dar respuesta a estas tres preguntas claves, habremos conseguido desarrollar un documento que cumple con el objetivo para el que se ha creado. Sin embargo, la mayoría de los documentos se redactan sin tomar datos de campo o en muchos casos con datos que no se corresponden con la realidad, como consecuencia de la dificultad y el coste económico que la obtención de este tipo de información requiere.

Ante esta circunstancia, el titular se puede plantear dos posibilidades: La primera es considerarlo un mero instrumento de trámite con el que dar cumplimiento a la exigencia de la Administración, en cuyo caso optará por la elaboración de un documento barato, rápido y económico que lógicamente no tendrá ninguna validez para la gestión del coto de caza.

Y, la segunda, es considerarlo un instrumento de gestión cinegética para lo que aportará y colaborará en la toma de datos de campo, entendiendo que la redacción de documentos de estas características será más lento y costoso, pero a la vez muy útil para la gestión y aprovechamiento de su acotado.

Por otra parte, conviene señalar que en la actualidad, la gestión técnica de la caza, en la mayoría de los casos se limita a la redacción de este tipo de proyectos, siendo escasos los cotos o sociedades de cazadores que cuentan entre sus plantillas con personal técnico cualificado para el seguimiento continuo de las especies cinegéticas.

Por ello, después de 20 años de ordenación cinegética a cargo de las Comunidades Autónomas, sería necesaria una revisión de su forma de ejecución, puesto que a lo largo de la geografía nacional nos encontramos con tantos modelos como Comunidades Autónomas, con algunos aspectos suficientemente diferenciados como para plantear la necesidad de establecer unos mínimos comunes y un seguimiento uniforme. Además, sería bueno generalizar aquellos aspectos que desarrollados por alguna Comunidad Autónoma han dado buenos resultados y replantearse algunos aspectos que se ha visto que no han funcionado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s